Cómo planchar ropa fácil y rápido: camisas, pantalones y faldas

Publicado por carlos en

Planchar la ropa es una de las tareas más tediosas del hogar y seguro que cada vez que ves tu lavadero lleno te echas a temblar de sólo pensar la de horas que tendrás que pasarte delante de la tabla de planchar. No obstante, debes saber que lo importante es saber hacerlo correctamente y practicar para poder hacerlo de una manera fácil y rápida. Es cierto que algunos tejidos necesitan especial atención, pero aparte de esto, es básicamente lo mismo. por eso hoy vamos a darte algunas indicaciones para que puedas planchar tus camisas, pantalones y faldas sin tanto esfuerzo y en el menor tiempo posible.

Planchar la ropa

Para ello solamente necesitas tener una plancha que se encuentre en buen estado (si está oxidada o sucia, lo más probable es que acabes arruinando tu ropa), una tabla de planchar, un poco de agua ( a ser posible en una botella de spray) y almidón si lo deseas.

La tabla de planchar es el instrumento fundamental, pero si no tienes en este momento, cualquier superficie plana puede hacer el avío. Eso sí, no lo hagas de forma habitual pues es mucho más cómodo usar una tabla de planchar y además tu mesa podría estropearse con el calor. Y es que las tablas que se utilizan para este fin suelen llevar una cubierta que además de ser resistente al fuego, es transpirable para que el vapor pueda salir por debajo de la prenda que se está planchando.

Camisas

Planchar camisas es mucho más fácil y rápido de lo que podrías pensar en un primer momento. Solamente tendrá que invertir 3 minutos en plancharla de la forma correcta. Lo mejor es empezar por las mangas ya que podrás colocarlas colgando de la tabla de planchar mientras sigues con el resto de la camisa. Para ello, es conveniente que desabroches los puños y los abras ya que esto te permitirá planchar mejor toda la manga.

Para el cuello de a camisa, asegúrate de que queda bien abierto antes de empezar a deslizar la pancha. Por lo general, la mayoría de las personas tienden a pensar que deben plancharlo plegado porque ésta es su forma habitual cuando uno se viste. Sin embargo a la hora de plancharlo es mejor hacerlo extendido.

Una vez hayas acabado, deja la camisa colgada durante unos minutos hasta que se enfríe por completo. Y es que si doblas la camisa cuando aún está caliente, volverá a arrugarse y todo el trabajo quedará en saco roto.

Pantalones

Para planchar unos pantalones es importante saber que, aunque el calor y el movimiento es importante, la presión que se debe ejercer sobre los mismos lo es aún más. Los pantalones más difíciles de planchar suelen ser los que cuentan con un pliegue en el centro. Debes saber que dicho pliegue debe ir por toda la pierna y parar aproximadamente a unos 15 centímetros de la cintura. Antes incluso de fijar las costuras, es importante que fijes este pliegue.

Una ve acabado, deberás colgar los pantalones por la cintura al menos durante una o dos horas para que queden bien. En el caso de que tus pantalones no tengan pliegues, con unos minutos bastará.

Faldas

Para la mayoría de las faldas, es tan sencillo como empezar por la parte superior haciendo movimientos hacia abajo. La excepción la encontramos en las faldas que se abren en la parte inferior como por ejemplo aquellas que tienen volantes. En este caso debes empezar desde abajo, planchar primero cada volante y subir hacia la cintura.

En cualquier caso, planchar una falda no es demasiado complicado, solamente tienes que tener cuidado en función del tipo de tela. Las telas como la seda y el poliéster necesitan una atención especial, ya que resulta demasiado fácil arruinarlas con la plancha. Por eso, asegúrate de que utilizas una temperatura baja cuando lo hagas. Aunque no es necesario, si quieres curarte en salud, siempre puedes utilizar un paño de lino para ponerlo entre la prenda y la plancha. El lino es ideal ya que además de no soltar pelusa permite que el vapor pase a través de él.

Para la lana o el rayón escoge una temperatura alta. No obstante, si no estás seguro del tipo de tejido que tienes entre manos, lo mejor es que optes siempre por temperaturas bajas, pues corres el riesgo de estropear tus prendas. Si las arrugas no van saliendo, puedes ir subiendo la temperatura de forma progresiva hasta que veas que van desapareciendo.

Algunos trucos para planchar, sin plancha

Muchas veces salimos de viaje y no tenemos a mano una plancha o no tenemos tiempo para hacerlo. En estos casos también puedes salir del paso con algunos trucos como por ejemplo utilizar el agua caliente de la ducha para producir vapor. Basta con colgar la ropa en la parte de arriba y abrir el grifo del agua caliente. De esta forma desaparecerán la mayoría de las arrugas. El único problema es que la ropa puede quedar mojada fácilmente si el agua salpica.

Usa un spray

Otro truco que puede resultar interesante es usar un spray. Rocía un poco de agua sobre la ropa y coloca alguna superficie plana y pesada sobre la parte mojada. Frota suavemente y trata de aplanar las arrugas en una mesa plana. No lo hagas durante mucho tiempo o podrías acabar provocando más arrugas.

Plancha con tu secadora

Utilizar la secadora si la tienes, también puede ser una buena opción. El truco está en meter la prenda húmeda y sacarla cuando aún está caliente para colgarla rápidamente. Con este método casi todas las arrugas desaparecerán de una vez.

Categorías: Servicios