Consejos para que vuestras cañerías estén libres de atascos

Las cañerías son un sistema muy importante en nuestros hogares, por lo que eliminan nuestros desechos y a través de ellas se desplaza el agua que utilizamos diariamente, por esta razón, tenerlas muy limpias y funcionando correctamente es fundamental para que nos mantengamos tranquilos, nos ahorre dinero y para que jamás se tapen. Más aún cuando vamos a ausentarnos de vacaciones, antes de dejar el hogar, debéis siempre revisar las cañerías para que no os llevéis una desagradable sorpresa al llegar. Solo seguid leyendo el artículo y de seguro vais a tener las cañerías con el mejor funcionamiento.

Limpiad los drenajes de vuestra casa

Prevenir es mejor que lamentar, por esta razón, os damos las siguientes recomendaciones para que no tengáis que llamar a nadie si vuestras tuberías se taparon. Lo primero que debéis hacer es comprobar si los drenajes se llevan el agua de manera rápida, es decir, que el agua no se acumula en la boca del drenaje antes de ser transportadas por las tuberías. Evitad arrojar restos de alimentos, pelos y jabón en pasta por los drenajes, ya que estos se acumulan y pueden ocasionar obstrucciones serias. Además, podréis echarle agua hirviendo cada veinte días a todos los drenajes de manera que se lleven toda la suciedad que pudiese estar acumulada por allí. El bicarbonato de sodio también es una buena opción.

Consejos para que el lavaplatos no se obstruya

Las cañerías cercanas al lavaplatos son las que con más frecuencia se ensucian, esto debido a que, cuando terminamos de comer, siempre quedan restos sólidos de alimentos que se olvidan de tirar a la papelera y van a parar al drenaje del fregadero, pasa igual con el aceite de cocina. Lo primordial en este caso es que cambiéis de hábitos, ya que lo que deberás hacer es verter todos los restos sólidos de alimentos en el basurero para posteriormente pasar a lavar todos los platos, cubiertos, vasos, entre otros.

Queda terminantemente prohibido verter aceite por el drenaje de la cocina debido a que, con el tiempo, se va pegando a las paredes de las cañerías circundantes y se solidifica, causando una obstrucción, además, el aceite contamina el agua, así que, guardadlo en un bote de vidrio o de plástico y después colócalo en el basurero.

De esta manera vais a evitar que vuestro lavaplatos se tape con frecuencia, para prevenir futuros atascos, podréis echar agua hirviendo de forma periódica para que los restos que pudiesen quedar en las cañerías se vayan por completo.

¿Qué hacer si hay obstrucciones en la casa?

Si habéis detectado que posiblemente hay una pequeña obstrucción en vuestras cañerías, podréis seguir estos consejos: podréis remover el sucio con los destapadores de cañería plásticos, estos succiona la suciedad para que puedas removerla fácilmente. También podréis buscar un gancho de ropa y hacerle una “U” en un extremo e introducirlo dentro de las mismas, de esta manera removerá la suciedad como los restos de comida y los pelos en el baño.

Solo tendréis que colocar una rejilla metálica para que los restos no vuelvan a pasar por allí. Si sigue el atasco, podréis echar bicarbonato de sodio por la boca del drenaje y acto seguido podréis verter agua hirviendo, tendréis que esperar unos quince minutos para que haya efecto (se notará debido a que saldrá espuma por el drenaje, debido al bicarbonato).

Pasado este tiempo, volved a verter agua hirviendo y listo, ya no tendréis más atascos. También podréis intentar con sosa cáustica, pero haced esto con precaución, debido a que es un ácido potente y podría causar molestias y abrasiones en la piel. Por último, queda la opción más segura: llamar al fontanero.